Aprende cómo gestionar tu empresa de forma efectiva.

El número de PYMES creadas y establecidas está a la baja. Entre los recientes acontecimientos, las economías cada vez más inestables, más del 50% de las pequeñas y medianas empresas creen que su supervivencia está en riesgo. Sin embargo, aún hay muchas que sobreviven y se mantienen.

Es necesario parar de vez en cuando. Aunque las cosas vayan bien, acontentarse y aplanarse puede ser un riesgo. Una empresa, aunque vaya bien, si no crece se estanca. Y del estancamiento a las pérdidas hay un salto muy pequeño.

Hay que estar casi constantemente pensando en mejoras, en procesos que pueden hacerse más eficientes. No necesariamente que nos hagan ahorrar dinero, pero sí que hagan todo nuestro trabajo más efectivo.

Es por eso que hay que analizar el progreso tecnológico y las tendencias actuales y ver si podemos aprovecharlas y de qué manera. Hay miles de procesos y herramientas que no conocemos pero que pueden ser exactamente lo que nuestra empresa necesita.

El cliente como punto de partida

 

Según datos del año 2020, un 42% de los clientes en España han empezado a ser más selectivos con las empresas y productos que consumen. Debido a la crisis, la economía media de los compradores ha empeorado. Y con ello, han empezado a pensar más donde poner el poco dinero del que disponen.

Es necesario cuidar de los clientes. Son quienes van a mantener a flote nuestra empresa y, por tanto, merecen toda nuestra atención. Aquí entran en juego los llamados CRM o Gestión de relación con los clientes.

Si queremos realmente marcar la diferencia, debemos centrar nuestra estrategia en los clientes: su satisfacción, sus comentarios, la interacción y, sobre todo, la fidelización.

El CRM es la herramienta ideal para esto. Antes, necesitábamos todo tipo de elementos físicos para poder estar al día con los clientes, las citas, los post-its. Hoy en día, gracias a los CRM podemos tener todo esto en un solo software, de manera clara, ordenada y accesible.

Nos ayuda, entre otras cosas, a:

  • Unificar todas nuestras bases de datos en una (aunque con independencia)
  • Analizar fácilmente los datos y generar reportes en pocos minutos
  • Segmentar clientes en base a determinados factores para dar mejores ofertas
  • Automatizar trabajo que anteriormente se hacía a mano
  • Planificar estrategias de marketing

Además, la oferta que encontramos hoy en día es gigante. Con una sencilla búsqueda podemos encontrar muchos ejemplos de CRM. Si bien los hay más genéricos, también podemos encontrar algunos más específicos para nuestra actividad.

Y, si esto fuera poco, la gran mayoría nos da la opción de personalizarlos a nuestro gusto y acorde a nuestras necesidades. Esto puede influir en el precio, pero quizás nos convenga gastar un poco más en un producto hecho a medida para nosotros.

Si quieres darle una vuelta a tu empresa para aumentar la productividad, la efectividad y meterte de lleno en el mundo digital, el CRM es un muy buen inicio. Su implementación es sencilla y en poco tiempo notarás la diferencia y empezarás a ver sus beneficios.

El contable es cosa del pasado

 

Si eres un contable, no te va a gustar lo que viene a continuación. Sin embargo, si tienes una empresa y no sabes que es un ERP o no utilizas un programa de contabilidad, es casi obligatorio que leas esto.

Si tienes una empresa no hace falta que te hablemos de lo difícil que es llevarla. Las cuentas, los pagos, los impuestos y miles de otros asuntos relativos a la contabilidad pueden ser un quebradero de cabeza. Es normal que para estas cosas las empresas decidan contratar a alguien que se encargue.

Sin embargo, existen herramientas, como son los softwares de contabilidad, que pueden ser de gran ayuda en el día a día de tu empresa. Aunque, si simplemente hablamos de programas de contabilidad, quizás nos estemos quedando cortos.

ERP son las siglas de Planificación de Recursos Empresariales (en inglés, obviamente), por lo que no es solo una manera de llevar las finanzas al día. Es un programa o conjunto de programas que sirven para tener bajo un mando único:

  • Las finanzas de tu empresa
  • Las compras y ventas
  • La contabilidad
  • Los pagos
  • La administración de los RRHH
  • El inventario
  • La cadena de suministro
  • Los informes

No solo sirve para poder tener todos estos asuntos juntos y a mano, sino que suelen tener una interfaz muy amigable y clara. Sin ser un experto y con la ayuda de un ERP tendrás una gran ventaja sobre otras empresas que no las utilizan.

Además, y lo que es quizás más interesante, es que, al igual que pasa con los CRM, la mayoría son personalizables. Es decir, en vez de comprar la licencia de un producto genérico, puedes adaptarlo a las necesidades de tu empresa. Dándole más importancia a unos aspectos sobre otros y añadiendo y quitando funciones.

Imagina todo el tiempo y los dolores de cabeza que puedes ahorrarte implementando un ERP en tu empresa. Algo tan sencillo de utilizar, implementar y entender, que no existen motivos para no tener uno hoy en día.

Si no estás en redes, no existes

 

No estamos descubriendo nada si decimos que es casi imperativo tener presencia en redes hoy en día. Si solo tenemos una web y no tenemos contenido en redes, estamos dando la espalda a una gran cantidad de potenciales clientes.

El 52% de la gente que descubre marcas y productos nuevos es a través de los llamados feeds de las redes sociales. De nada sirve tener una web si no conseguimos atraer visitas y las redes sociales son la mejor (y más barata) manera de conseguirlo.

Sin embargo, no todas las empresas pueden permitirse un community manager que nos lleve las redes. Sobre todo al principio, tendremos que arremangarnos y llevar nosotros mismos nuestras cuentas.

Pero ¿cómo hago para no perder todo el día subiendo contenido a redes? Para eso sirven los gestores de redes sociales. Softwares y aplicaciones que te ayudan a tener en un mando único, todas las cuentas de todas las redes de nuestra empresa.

Cosas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un gestor:

  • Para nuestra mayor comodidad, necesitamos poder tener todas las redes en las que tenemos cuenta juntas en un solo sitio
  • Que nos permita personalizar las publicaciones y adaptarlas a cada plataforma
  • Que desde la misma aplicación se pueda reaccionar y contestar a los usuarios
  • Que nos de opción a acceder a informes y analíticas sobre nuestras publicaciones, uso, contactos, etc.

Por suerte, la oferta de gestores es enorme y hay mucho donde elegir. Puede ser un buen punto de partida para gestionar y crear una buena relación con nuestros clientes, fidelizarlos y estar en continuo contacto con ellos.

En poco tiempo, con una buena gestión y estrategia de redes, verás como los números empiezan a mejorar por sí solos. Con el tiempo puedes cogerle el tranquillo y seguir llevando las redes internamente o dejar que otro se encargue y mantenga el ritmo. Sea como sea, todo empieza por un buen gestor.

¿Es realmente necesario el trabajo presencial?

 

Muchas empresas se vieron obligadas por las circunstancias a tener que dejar las oficinas presenciales y empezar a trabajar en remoto. Sin embargo, es una práctica que lleva ya muchos años. Hay empresas enteras que no tienen una sede física y cuyos trabajadores nunca se han visto en persona.

Aparte del ahorro de costes, esto conlleva un mundo de posibilidades. Personas de cualquier parte del mundo pueden trabajar en tu empresa. Los mejores profesionales te pueden ayudar, sin necesidad de que estén ni siquiera en la misma zona horaria.

Los trabajadores agradecerán el tiempo y dinero que ahorran en transporte, estarán más contentos ya que pueden aprovechar mejor su tiempo y la libertad de trabajar desde donde quieran.

Con todas las herramientas que existen y nacieron durante la pandemia para trabajar en remoto desde casa, es momento de plantearse si realmente es necesaria la presencialidad en tu empresa.

Estas son solo algunas de todas las opciones que puedes aplicar para mejorar la efectividad de tu empresa. Quizás alguna sea lo que buscas y se pueda aplicar a tu empresa. Quizás no, pero te sirvan de inspiración para otras que sí puedes aplicar.

Tener una empresa exitosa también implica estar al día de la tecnología y buscar constantemente soluciones para problemas que quizás aún ni se presentaron.

Informarse, leer, formarse, son acciones que nunca están de más. Cuanto más estemos al día, más entendamos el mercado y la sociedad, menos nos sorprenderán sus avances.

Shares
Share This