A menudo cuando se habla de SEO se suelen mencionar los puntos básicos que hacen que tu página web mejore su puesto en buscadores de manera orgánica: contenido de calidad, palabras clave, enlaces, etc.

A las imágenes, sin embargo, se les presta muy poca atención. Siempre se centra la atención en los motores de búsqueda a través de texto o enlaces, pero se suele dejar de lado la búsqueda por imágenes.

No existe una página web que no tenga imágenes y si existiese, desde luego, a nadie le interesaría visitarla.

Las imágenes no solo ayudan a mejorar el aspecto de nuestra página, pueden servir para entender mejor el contenido o para enseñar un producto o una infografía. Además, son una excelente puerta de entrada a nuestro contenido.

Por eso, a continuación te daremos unas sencillas claves para mejorar el SEO de las imágenes de tu página web. No son necesarios conocimientos específicos ni muy avanzados, son pequeños cambios que pueden hacer una gran diferencia.

 

Tips Para Mejorar El SEO De Tus Imágenes

 

Imágenes_para_SEO_01

FUENTE

1. El nombre y formato del archivo original

Cómo debe ser el nombre de la imagen que utilices

 

Uno de los conceptos que debemos tener claro, es que los buscadores no tienen ojos ni capacidad interpretativa. Un buscador no es capaz de observar la imagen, entender su contenido y catalogarlo.

¿Cómo es posible entonces que los resultados de la búsqueda sean correctos? Porque a falta de capacidad interpretativa, analiza otros valores, datos y metadatos que todos los archivos de imagen tienen.

Por eso, es muy importante prestar atención, no solo a la imagen que se sube, sino también a todo el resto de datos del archivo.

Si un buscador analiza nuestra web y encuentra una imagen cuyo archivo original se llama “IMG-04.jpg” probablemente pase de largo y no la tenga en cuenta. No tiene suficiente información en el título y será más difícil indexarla.

Debemos tener en cuenta el SEO incluso en estos pequeños detalles. Un nombre de archivo correcto debe:

  • Ser descriptivo
  • No demasiado largo
  • Ser original (No pueden llamarse igual todas las imágenes)
  • No incluir demasiadas preposiciones ni caracteres fuera de lo común
  • Incluir la palabra clave, pero sin abusar

Por tanto, si al archivo “IMG-04.jpg” lo renombramos a “optimizar-SEO-infografía.jpg” tendrá muchas más posibilidades de que el buscador lo clasifique de manera correcta.

 

Qué formato debe tener el archivo de imagen

 

Otro aspecto que debemos tener en cuenta con el archivo original es su formato. Lo más común es que si se trata de una imagen o foto, el archivo sea JPEG. Se trata de archivos compatibles con todos los navegadores y con un buen ratio de compresión y calidad.

No obstante, también hay otros varios formatos más específicos que quizás nos podamos encontrar.

Los archivos PNG, por ejemplo, son muy comunes. Suelen utilizarse para los logos, infografías, imágenes con texto o todo tipo de documento que haya sido diseñado gráficamente. Una foto, por ejemplo, debe evitar el formato PNG ya que su peso será muy superior a un PNG.

Estos dos son los principales que podemos encontrar, pero existen otros que han ganado popularidad en los últimos años.

El GIF animado puede ser un elemento llamativo y útil para enriquecer nuestro texto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el GIF se compone de varias imágenes para crear la animación, por lo que su peso será mayor. Además, su nivel de compresión es bajo, por lo que las imágenes perderán también bastante calidad.

Finalmente, están los SVG que son los archivos que menos encontramos. Pueden ser muy útiles ya que no son imágenes como tal, sino archivos XML. La mayoría de los SVG son imágenes vectoriales, es decir que pueden estirarse al máximo, sin perder calidad y, a pesar de esto, pesan muy poco.

Lo negativo de los SVG es que no son soportados por todos los CMS aún y mayormente sirven para archivos diseñados, no para fotografías. Es necesario dominar programas de diseño avanzado para poder crearlos.

 

2. Título, Atributo ALT y Leyenda

 

Anteriormente explicamos cómo los buscadores no interpretan las imágenes, sino los datos, y como un nombre de archivo correcto puede ser de gran ayuda.

Sin embargo, el archivo es solo la punta del iceberg. No todas las modificaciones deben hacerse en el archivo original. Existen varios datos que podemos modificar en nuestra imagen una vez que ya la estamos subiendo.

Hay algunas etiquetas y atributos que se le atribuyen a la imagen una vez que está subida a una página web que pueden ser de vital importancia para los buscadores.

 

El título de la imagen

 

A menudo se confunde con el nombre del archivo del que hemos hablado anteriormente, pero se trata de conceptos distintos.

El título, para explicarlo de manera clara, es el texto que aparece cuando se pasa el puntero por encima de la imagen.

A diferencia del nombre del archivo, puede contener espacios, ser un poco más extenso y contener proposiciones.

Sin embargo, lo ideal es mantenernos en algo breve. Una sola frase o línea, utilizar la palabra clave ―sin abusar― y ser descriptivos.

Si no se le atribuye un título a la imagen, por defecto será el nombre del archivo. Y, aunque hayamos seguido las indicaciones anteriores y esté optimizado, estaremos perdiendo una oportunidad de añadir información relevante a la imagen.

Cuantas más palabras y datos podamos darle al buscador para que entienda la imagen mejor.

 

El Atributo ALT

 

La etiqueta ALT se encuentra siempre en toda lista de buenas prácticas de SEO que se precie.

Ha sido considerada durante muchos años como el gran aliado desconocido, ya que aporta muchísima información, es realmente útil para el usuario y la página y a menudo se obviaba.

El atributo ALT es un texto alternativo que se utiliza principalmente cuando una imagen no puede cargar. Sabiendo esto, entendemos porque es importante que sea lo más descriptiva posible.

Sirve también como una herramienta para hacer nuestra página más accesible para las personas no-videntes. Ya que es el texto que leerá su navegador adaptado o lector de pantalla para así hacer que no se pierda parte del contenido de la web.

En este atributo debemos ser todo lo descriptivos posibles, pero sin excedernos en longitud. Además, hay que entender que este no es un lugar para meter con calzador la palabra clave.

Evidentemente puede ayudarnos, pero si añadirla al texto alternativo hace que quede poco natural o no aporta nada a la descripción quizás es mejor quitarla. No solo eso, también deberíamos pensar si la imagen en este caso es realmente relevante para el resto del texto.

 

La Leyenda

 

La leyenda es, finalmente, el texto que encontramos debajo de una imagen. Podemos encontrarla tanto en prensa escrita, como en libros o gráficos.

Suele ser un texto que, o bien describe en pocas palabras la imagen, o bien añade algún tipo de información o nota aclaratoria.

No suele aparecer muy a menudo ya que, si la imagen de por sí es relevante, no necesitará aclaraciones.

Puede ser útil para añadir más información o alguna palabra clave, pero es preferible centrarse en la etiqueta ALT que en la leyenda, ya que los buscadores suelen prestarles más atención.

 

Imágenes_para_SEO_02

FUENTE

3. Contenido

Si bien hemos dicho que las imágenes no son interpretadas por los buscadores, no todo depende de ellos.

No debemos olvidarnos de que a quienes realmente queremos atraer es a personas, no a robots. Por eso no debemos descuidar que el contenido de las imágenes también sea relevante y aporte algo de valor a la página web.

Cuando hablamos de imágenes, se suele pensar en fotos, pero hay elementos que pueden ser mucho más útiles y completos para complementar nuestro texto.

Las infografías han resultado ser la mejor manera de explicar conceptos en pocos pasos y de manera clara. En pleno 2022 debemos saber que una imagen vale más que mil palabras, por eso las infografías son cada vez más populares.

De manera rápida y llamativa, se consiguen explicar conceptos que de otra manera implicarían textos larguísimos.

No se trata de algo sencillo de hacer, necesitas conocimientos de diseño y conocer a fondo el tema del que se habla. Sin embargo, puedes encontrar en internet muchos consejos para crear infografías de calidad.

No debemos olvidarnos de las personas con discapacidad visual y la etiqueta ALT. Debemos incluir la información importante y los datos. No solamente “un gráfico que muestra porcentajes”, hay que incluir los porcentajes que son lo realmente importante de la imagen.

 

4. Sitemap

 

Un último paso que muchas páginas web descuidan es el mapa del sitio. El mismo Google se encarga de subrayar su importancia del sitemap y aun así seguimos encontrando páginas web que no incluyen a las imágenes

No debemos confundir esto con crear otro sitemap independiente solo de imágenes. Al contrario, debemos incluirlas en el mapa del sitio para que sean aún más fáciles de detectar por los bots de los buscadores.

Aunque a nivel visual el mapa del sitio no aporta nada, es de vital importancia para los buscadores, ya que es ahí donde realmente entienden la estructura de la web.

Algo tan sencillo como incluir las imágenes de la página en el sitemap, puede marcar una diferencia notable en lo que respecta al SEO.

 

 

 

Shares
Share This