Aprende cómo hacer tu sitio web para tu pequeño negocio si tienes dudas para iniciar.

 

La digitalización de cualquier negocio, grande o por más pequeño que sea debe ser prioridad. De lo contrario, la visualización, será mucho menor en comparativa con negocios que ya hayan dado el paso. Por ende, actuar rápidamente creando tu propio sitio web te generará muchísimos beneficios: más ventas, crecimiento y sobre todo versatilidad. Si aún no sabes como crearlo y tienes dudas, aquí te enseñaremos paso a paso a como lograrlo. Aprenderás a hacer tu propio sitio online, sin necesidad de ser un experto teniendo las mejores herramientas.

Anteriormente la creación de paginas web se pensaba que era algo destinado a grandes empresas. Sin embargo, ya no es excusa, ya que pequeños empresarios también deben y pueden tener su implementación lista en un par de horas o semanas. El proceso es sencillo gracias al uso de los constructores web, que permiten crear soluciones para tu negocio rápidamente y a la mejor calidad.No será necesario que seas un experto/a para la informática, ya que son hechos para que cualquiera los use.

Con un constructor web tendrás el sitio de tu negocio listo en poco tiempo

 

Dicho esto, no será necesario que manejes HTML5, PHP, o CSS. Tan solo será cuestión de escoger un buen constructor web. Pero a todo esto, ¿Qué es un constructor? veamos algunos detalles de ello, antes de adentrarnos al tema de cómo construir un sitio para tu negocio. Son conocidos como “Websitebuilders” en inglés, y su principal característica es permitir que cualquiera pueda crear sin mucho problema una página totalmente funcional (y atractiva).

No tendrás que usar ningún software instalado en el ordenador para comenzar a usar el constructor de sitios web. Este se ejecutará en tu navegador por defecto (Opera, Firefox, Edge, o Chrome) sin ningún problema. Además, no tendrás que usar programación o escribir extensos códigos. Mayormente son plataformas de “arrastrar y soltar”. ¡Podrás tener tus propias creaciones en un par de horas plenamente funcionales!

 

1. Escoge tu hosting para almacenar tu sitio web

Lo primero que debes hacer ante todo es contratar un buen plan de hosting; el cual se trata de almacenamiento en la web. Por ende, si contratas alguno ajustado a tus necesidades, con buen costo, será como comprar un buen terreno en donde poner los cimientos de tu hogar. Puedes conseguir mayor información acerca de lo que es Hosting aquí, son expertos en el tema, así que échales un vistazo.

 

2. Consigue un nombre para tu dominio

Un dominio es el nombre de la web que la identificará del resto, seguida de una extensión (que puede ser .com, .org, etc.) Es básicamente lo que las personas deben escribir para poder llegar hasta tu página ¡lo que escriben en la barra de direcciones del navegador! ¿Por qué? simplemente porque así será más fácil que la recuerden los clientes / usuarios. De lo contrario deberán saber una dirección IP, lo cual sería engorroso.

 

3. Escoge un constructor de sitio web que se ajuste a tus necesidades

Una vez seleccionado tu hosting, escoge uno de los constructores web puedes conseguir muy buenos análisis para tu consideración aquí disponibles. ¿Qué te parece? Existen muy buenas opciones tales como Wix, Jimdo, Mozello , WordPress y otros. Cada uno tiene sus propias características, y opciones, pero al final cumplen la misma función. No obstante, algunos como Wix o WordPress sobresalen por su gran facilidad de uso.

Dentro del constructor web tendrás una buena cantidad de opciones para la personalización, podrás cambiar colores, formas, tamaños de textos, fondos, etc. Puedes hacerlo de forma manual o a través de plantillas. Muchas de estas ultimas están adaptadas a negocios o empresas.

Por otro lado, si tu empresa está en el negocio de las ventas online, procura añadir un plugin o extensiones para el e-commerce. Muchas plataformas ya tienen su propia gestión para comercio en línea como Wix, otras como WordPress, deben ser complementadas con WooCommerce (un plugin gratuito).

 

4. Promociona tu página web usando SEO y SMM

Ya tienes el hosting, el dominio, un diseño y personalización, ahora lo único que debes hacer es promocionar tu web. La promoción se puede basar en dos vertientes, una de ellas es a través de la optimización SEO, y otra es a través del uso de redes sociales para su difusión.Desde esta web puedes conocer más sobre el asunto.

La primera vertiente requiere de técnicas de posicionamiento, Google, es el principal motor de búsqueda a nivel mundial. Todo el contenido de tu web debe estar alineado hacia las directrices de dicha empresa. Eso implica tener contenido de calidad, mantener buena experiencia de usuario (una web usable, y que tenga interfaz intuitiva), además, un punto a favor es el hecho de tener buena adaptabilidad hacia móviles.

En resumen, para un buen SEO debes:

  • Tener contenido de calidad.
  • Responder a las dudas de tus posibles clientes.
  • Optimizar la interfaz de la web, UX y seguridad.
  • Optimizar el uso de palabras clave que ayuden a encontrar tu web.

Por otro lado, el SMM implica pagar campañas dentro de las diferentes plataformas de redes sociales. En Facebook, e Instagram, entre otras, existen opciones para que puedas promocionar tu web y así llegar a más usuarios. Cada campaña debe ser adaptada al público, y un estudio previo de sus características podría ayudar.

Para SMM debes:

  • Estudiar tu publico target (objetivo).
  • Tener un presupuesto acorde al alcance que quieras obtener.
  • Explorar las plataformas existentes de redes sociales, y seleccionar cuales se usarán.
  • Generar buenos anuncios para las campañas.
  • Ver y medir los resultados para mejorar posibles nuevas campañas.

Para las campañas de redes sociales se debe pagar, y para el SEO, puede hacerse de forma orgánica, sin necesidad de pagos. Sin embargo, la primera opción da resultados más rápidamente. ¿Qué te parece?

Esperamos que con esta guía hayas aprendido a seleccionar tu mejor constructor de sitios web, y así en poco tiempo tener uno listo para tu pequeño negocio. Recuerda, que no se necesita ningún tipo de conocimiento informático para ello.

 

Shares
Share This